PATIOS DE CÓRDOBA


En la ciudad de Córdoba el invierno es corto, y el buen tiempo y la ausencia de lluvias, ocupan prácticamente tres cuartas partes del año. De ahí que, sin desdeñar aquellos meses en los que las temperaturas bajan, el esfuerzo constructivo ha estado esencialmente dirigido a acomodar y preparar la casa para las épocas primaveral y estival.


La consecuencia lógica de lo anterior se concreta en el hecho de que haya surgido una casa abierta, es decir, distribuida en torno a patios, los cuales adquieren en Córdoba categoría de elemento principal, no sólo desde un prisma funcional -pues a través de ellos se ventila e ilumina el conjunto de la casa-, sino también, desde un punto de vista estrictamente estético. De esta forma, el Patio pasa a ser el principal elemento decorativo de una casa cordobesa y su genuino sello de identidad. Nunca fue el Patio, en esta Ciudad, un espacio secundario y de mero almacenamiento. El Patio ha tenido y tiene para los cordobeses el mismo rango y tratamiento que los de un salón principal y, por tanto, es cuidado y adornado con absoluto esmero. Su embellecimiento se logra mediante las diversas arquitecturas que, como veremos, confluyen en él y, sobre todo, a través del uso del agua y la vegetación.


De cualquier forma, el Patio cordobés es algo distinto y único, que trasciende del significado común, esto es, el de un simple lugar descubierto de una casa. Por ello, dadas sus especiales características, es merecedor de una categoría propia; no es equiparable sin más a los patios de otras ciudades próximas a nuestro entorno, como el sevillano o el granadino, ni por supuesto, a los patios de latitudes más distantes. Este difícil encuadre de nuestros patios en alguna de las categorías preestablecidas, fue advertido y puesto de manifiesto por ciertos autores, como el italiano Edmondo de Amicis, quién tras visitar Andalucía y a resultas de esa estancia, causan una honda y grata impresión los bellos patios cordobeses, respecto de los cuales señalaba, con buen criterio:

Como descrivere un patio, un patio non é un cortile (corral), non é un giardino (jardín), non é una sala: é questre tre cose insieme (son las tres cosas al mismo tiempo).


El patio cordobés, además de su aspecto material, algo tiene también de naturaleza espiritual, intangible, fruto de un concreto hábitat y del carácter de unas gentes que, durante generaciones, no sólo lo han cuidado y ornamentado, sino que, además, lo han vivido intensamente, constituyendo el punto de encuentro preferido por los cordobeses; la estancia en la que se recibe a las visitas, el lugar en el que las mujeres, durante generaciones, realizaban las tareas domésticas, la zona preferida por los niños para sus juegos y el sitio predilecto para disfrutar del fresco de la noche, después de haber sido regado abundantemente a media tarde,"


CASA DE LAS CABEZAS

SIGUENOS

HORARIO:
Abierto todos los días
10.00h – 20.00h

Calle Cabezas, 18 - 14003 Córdoba (España)

Teléfono: 857 806 236 


Email: casadelascabezas@gmail.com